Los cinco primeros congresos de metafísica, que se celebran cada 3 años, se han realizado en Roma (2000, 2003, 2006, 2009, 2012). Este año, 2015, en que se celebra el Año Jubilar Teresiano, se ha decidido que tenga como marco de proximidad a Ávila la Cátedra Fernando Rielo de la Universidad Pontificia de Salamanca.

El papa Francisco, en la apertura del Año Jubilar Teresiano, se expresaba en los siguientes términos:

«La experiencia mística de Santa Teresa no la separó del mundo ni de las preocupaciones de la gente. Al contrario, le dio nuevo impulso y coraje para la acción y los deberes de cada día, porque también «entre los pucheros anda el Señor» (Fundaciones 5,8). Ella vivió las dificultades de su tiempo –tan complicado– sin ceder a la tentación del lamento amargo, sino más bien aceptándolas en la fe como una oportunidad para dar un paso más en el camino. [...]. Algunas veces la Santa abrevia sus sabrosas cartas diciendo: «Estamos de camino» (Carta 469,7.9), como expresión de la urgencia por continuar hasta el fin con la tarea comenzada. Cuando arde el mundo, no se puede perder el tiempo en negocios de poca importancia. ¡Ojalá contagie a todos esta santa prisa por salir a recorrer los caminos de nuestro propio tiempo, con el Evangelio en la mano y el Espíritu en el corazón!».

Leer más: Presentación del VI Congreso Mundial de Metafísica

1) Metafísica y mística:  

Complementariedad de las dos disciplinas; necesidad de un modelo metafísico; la experiencia mística: su potencialidad, creatividad e integración.

2) Metafísica y conocimiento:  

Comunicación, epistemología, límites del conocimiento, conocimiento y ciencia.

3) Metafísica y estética:

Las artes, la literatura, el deporte, el cine…

4) Metafísica y ciencias experienciales:

Pedagogía, sicoética, economía, política, sociedad, historia, medicina y sicoterapia.

5) Metafísica y ciencias experimentales y formales:

Física, biología, neurología, matemáticas, lógica.

 

Ahora, más que nunca, la reflexión humana tiene necesidad de respuestas integradoras que puedan contribuir a aliviar los problemas que acucian al hombre de nuestro tiempo, y a sanar las penosas escisiones culturales, religiosas, sociales y políticas que han marcado la historia moderna. La ciencia, unida a la técnica, por sí sola no puede agotar el campo de la cultura. La sola economía no da las bases suficientes para la convivencia. La misma dimensión religiosa tampoco puede pretender una autonomía total, una autosuficiencia en orden a la reflexión, que le lleva por derroteros al fin destructivos del integralismo o del fanatismo.

Leer más: Espíritu de los Congresos Mundiales de Metafísica

Límite para el abstract y la inscripción:

15 septiembre de 2015

Entes organizadores

Colaboradores